Letras de sevillanas populares, corraleras, rocieras...

La promesa

Autor: A. Verde / A. Santiago
Intérprete: Amigos de Gines



Promesas no son promesas, sino cuesta lo ofrecío

Sino cuesta lo ofrecío
Promesas no son promesas
Sino cuesta lo ofrecío
La mía si que es promesa
Porque no voy al Rocío

Aunque yo vaya descalzo
Aunque yo vaya descalzo
Sin hablar y sin beber vino
Siempre me queda el consuelo
De estar haciendo el camino

A la Virgen yo le ofrezco
A la Virgen yo le ofrezco
Este sacrificio mío
Un año entero sin verla
En su ermita del Rocío


A mitad de la mañana, el pueblo ya no es el pueblo

El pueblo ya no es el pueblo
A mitad de la mañana
El pueblo ya no es el pueblo
Que se han ido las carretas
Verea delante a Gelo

Ni el tamboril y las palmas
Ni el tamboril y las palmas
Y el quehacer del cohetero
Se escucha ya por las calles
Tristes y solas del pueblo

Que siete días me esperan
Que siete días me esperan
Peregrino y rociero
Por carriles de nostalgia
De añoranzas y recuerdos


Tamborero de Bollullos, maestro de los maestros

Maestro de los maestros
Tamborero de Bollullos
Maestro de los maestros
Que juntos hicimos el camino
Del verano rociero

Con el tambor a las espaldas
Con el tambor a las espaldas
Heraldo de cien romeros
Le ibas anunciando a los pinos
Que Gines te iba siguiendo

Al que no sienta el Rocío
Al que no sienta el Rocío
Le puede sonar a cuento
Que un repique de tambor
Aviva los sentimientos


Este año madre mía, no podré verte en la calle

No podré verte en la calle
Este año madre mía
No podré verte en la calle
Que en esas fechas de mayo
Mi mujer puede ser madre

En septiembre con la luna
En septiembre con la luna
Vendimiadora y caliente
Hice un injerto de vida
En el tronco de su vientre

Cuando pasen nueve lunas
Cuando pasen nueve lunas
En las noches rocieras
Pasaré mi romería
Esperando junto a ella

2 Comments:

Anónimo dijo...

q me encantan estas sevillanas....estas si q son sevillanas



jose gabriel guillen dijo...

GINES siempre será GINES.Grande y con el corazón abierto a todo él que llame a su puerta. Y sus cantes son unicos